Después de meses confinados, tímidamente volvemos a la normalidad. Aplazar los viajes a otros países se ha convertido en una necesidad y hemos dado carpetazo a las citas internacionales de nuestra agenda. India, Argentina, Japón, Tanzania y un largo etcétera de destinos tendrán que esperar.  

Si durante la crisis de la COVID nos tuvimos que quedar en casa, en los próximos meses tendremos que decir #YoMeQuedoAquí. En nuestro país. Sin embargo, podemos seguir disfrutando de un viaje de incentivo sin salir de España. ¡Podemos vivir una experiencia inolvidable con todas las garantías sanitarias y jurídicas sin salir del territorio nacional! 

Hemos preguntado a algunos de nuestros compañeros de Globalia M&E, quienes nos han planteado algunas alternativas en España a los destinos más populares en todo el mundo. 

Los viajes de incentivo por España en la nueva normalidad

Arantza Poza nos propone visitar el Cañón del Colorado español. “Está en las Barrancas del Burujón, a menos de 30 Kilómetros de Toledo capital. Es un lugar que hasta ahora ha pasado muy desapercibido ¡y eso que Coca-Cola rodó allí un anuncio!”. Ha llegado el momento de descubrir estas cárcavas arcillosas de color rojizo que alcanzan un kilómetro de longitud y más de 100 metros de altura. 

Perderse por la Garganta de los Infiernos (Cáceres) es la alternativa de Antonio Pérez a un viaje de incentivo con parada en el cenote Ik-Kil de Yucatán (México). “En esta zona cada época tiene su encanto, pero la floración de los cerezos del Valle del Jerte es todo un espectáculo”. 

«Si un cliente me pidiera un safari africano, le llevaría a Cabárceno» 

Y para un plan más relajado, plantea disfrutar de la puesta de sol en Zahara de los Atunes (Cádiz) en lugar de Santorini (Grecia). “Además, completaría la experiencia conociendo la pesquería artesanal en la ruta del atún de almadraba, y, por supuesto, probándolo.” 

Antonio coincide con Ana Martín-Romo en que las Bárdenas Reales, situadas en Navarra pueden convertirse en la alternativa perfecta a los desiertos americanos de Arizona o de Mojave. Este Parque Natural con paisaje semi desértico ha sido declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO y “está muy cercano a Navarra, lo que permite visitar los viñedos y las bodegas que se encuentran por la zona”. 

Continuando la ruta por el norte, Ana propone Matarraña en Aragón, también conocido como “la Toscana española”. Su patrimonio natural y legado artístico tienen mucho que ofrecer a la hora de organizar un viaje de incentivo que no dejará indiferente a sus asistentes.  

Y para disfrutar de la flora sin movernos de la península, los campos de lavanda de Brihuega nos harán disfrutar como si estuviéramos en la Provenza francesa y visitar el bosque de secuoyas de Cabezon de la Sal (Cantabria) nos trasladarán al Sequoia National Park de California

Raquel Sánchez lo tiene claro: “Si un cliente me pidiera un safari africano le llevaría a Cabárceno y si quisiera una experiencia en Nepal, le propondría ir a La Alpujarra de Andalucía. ¡Hasta organizaría un taller de meditación con conexión por streaming con el Dalai Lama!” 

Todo es posible sin salir de España. Tenemos un país muy completo que nos permite adaptar nuestros viajes de incentivo sin que pierdan la esencia. ¡Es el momento de reinventarnos! 

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario