Sin previo aviso, desaparecimos de combate. La batalla había que lucharla en casa y eso hicimos, pero prometimos que volveríamos. Y, dentro de un contexto de incertidumbre general, nos hemos lanzado. El resultado de mucho trabajo ha sido un éxito rotundo en los 13 eventos de entre 30 y 120 asistentes que hemos organizado por toda España durante las últimas 2 semanas.  

A Coruña, Bilbao, Santander, Pamplona, Madrid, Burgos, Valencia, Albacete, Sevilla, Badajoz y Las Palmas han sido escenario de las juntas para las que uno de nuestros clientes del Área de Ciencias de la Salud ha confiado en nosotros. Se trataba de unas votaciones para nombrar a los delegados, por lo que la seguridad, no solo sanitaria sino también de entrada de personas, era condición sine qua non en todos los eventos.   

Hemos pasado por aeropuertos con la mitad de pasajeros pero con el doble de información. Hemos embarcado en filas individuales y no hemos descansado en restaurantes o servicios de vending. Tampoco hemos podido consumir a bordo del avión, pero hemos llegado a nuestro destino con la máxima seguridad. Y cuando hemos viajado en tren o coches de alquiler, la situación ha sido similar.  

Los hoteles de 4 y 5 estrellas en los que hemos organizado los eventos también estaban esperándonos con totales garantías. NH, Meliá, Barceló, Boutique o Paradores, cada uno ha sido un mundo. Pero todos tenían un factor común: el despliegue de mascarillas, geles hidroalcohólicos e indicadores de la distancia de seguridad. 

 

Parte

Gel hidroalcohólico en un evento presencial.

 

La previsión, básica en la Nueva Normalidad

Planificar para adelantarnos a los imprevistos en un clásico para nosotros. Estamos entrenados, por lo que en esta situación sabíamos qué había que hacer: tener en cuenta los diferentes escenarios que podrían surgir. Hemos añadido planes de contingencia que involucran tanto a clientes como al personal que interviene. Además de varios equipos de trabajo, contábamos con más personal de backup listo para saltar al terreno de juego.  

Esta serie de eventos ha sido todo un reto de coordinación, ya que algunos de los hoteles no estaban abiertos durante las semanas previas al evento. Nos hemos visto cara a cara con las necesidades en vivo y en directo. Pero siempre con las espaldas cubiertas, por ejemplo en algún caso hemos contratado más salas por si el aforo variase en el último momento.  

Nuestro trabajo consiste en adaptarnos y esta época está siendo nuestra prueba de fuego para reafirmar que sabemos hacer las cosas bien. Está siendo una buena oportunidad para que, siguiendo las normas de seguridad, no dejemos de hacer vida normal y aprendamos a convivir con la COVID. Si seguimos adelante con nuestra vida privada, ¿por qué no hacerlo también cuando asistimos a los eventos? 

Distancia

Distancia de seguridad en los eventos presenciales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario